La teoría del cleavage (Lipset y Rokkan)

falla
“Tú a Euroasia, yo a América”, imagen de Víctor Bautista bajo licencia Creative Commons

Por Antón R. Castromil / Contacto

<<< Volver a la Unidad Docente

¡Ojo! El siguiente texto puede contener extractos literales de la obra de Lipset y Rokkan que se cita al final del artículo. En esta web estamos en contra de la piratería y de la citación anónima.

De entre las explicaciones más convincentes sobre el origen de los partidos políticos (véase también Duverger) se encuentra la denominada teoría del cleavage o fractura social formulada por Seymour M. Lipset y Stein Rokkan. Se trata de un enfoque político-electoral.

En 1967 estos autores publican su trabajo más conocido y que daba forma a la escuela sociológica del estudio del comportamiento electoral, según la cual, el voto se explica preferentemente debido a la acción de factores macroestructurales o grupales.

Esto es, el voto está determinado por la posición del votante en la estructura social. Las interacciones en la estructura social determinan la configuración de grupos más o menos similares y, por lo tanto, con una pauta de voto homogénea.

>>> Visita nuestro Canal de Youtube para ver más vídeos

Lipset y Rokkan realizan un repaso de la historia de Occidente y descubren que la formación de los sistemas de partidos tiene su origen en acontecimientos que generaron una serie de divisiones sociales o cleavages.

Estos cleavages se definen como una división dicotómica de la sociedad en dos bandos enfrentados que vienen determinados por la posición de los individuos en la estructura social. Como esta división es muy profunda, acaba configurando alineamientos entre los dos bandos de la sociedad y los partidos políticos.

Para Lipset y Rokkan, la función principal del partido sería la de integrar a las comunidades locales en el gran proyecto de la nación, además de actuar como el principal agente de movilización política.

Los partidos sacan a la luz los conflictos latentes en la sociedad en la que se insertan y fuerzan a los ciudadanos a aliarse entre ellos.

El estudio de los partidos políticos tiene, para este enfoque sociológico, una importancia radical, ya que son ellos los que recogerán y estimularán no sólo la aparición de las fracturas sociales o cleavages, sino la movilización en torno a estos cleavages y el comportamiento electoral posterior.

Pero, como Lipset y Rokkan se esfuerzan en dejar claro, no todos los conflictos y controversias de una sociedad llegan a polarizar el escenario político.

Ese privilegio queda reservado sólo a tres grandes conflictos, aunque la lista no está cerrada y la discusión sobre la inclusión de algunos otros cleavages sigue, a día de hoy, abierta (postmaterialismo, feminismo, ecologismo…)

Lipset y Rokkan hablan de: el cleavage de clase social, el cleavage étnico-cultural y el religioso.

Para Lipset y Rokkan, las estructuras de división y los sistemas de partidos se desarrollaron a partir de dos revoluciones: la revolución nacional y la industrial.

1. Revolución nacional: De aquí surge el conflicto entre la cultura central que construye la nación y la resistencia creciente de las poblaciones sometidas de las provincias y las periferias, esto es, el cleavage centro-periferia y, del enfrentamiento Iglesia-Estado por el control del poder político (cleavage religioso).

La Reforma Protestante también incidirá en la configuración del cleavage religioso en la forma de división social entre católicos y protestantes, muy importante aún en día en algunos lugares de Europa.

2. La Revolución Industrial propiciará la aparición, a su vez, de dos fracturas adicionales: La que opone a trabajadores frente a empresarios, es decir, la clásica división antagónica entre capital y trabajo, y el enfrentamiento entre economía primaria y economía secundaria (cleavage campo-ciudad).

El primero de los cleavages generados aquí sería la clase social y el segundo el conflicto campo-ciudad.

 HITO HISTÓRICO   CONFLICTO GENERADO  CLEAVAGE FINAL
Reforma protestante Católicos vs. protestantes  Cleavage religioso
Formación estado-nación Súbditos del estado vs. súbditos de la iglesia
Unas comunidades vs. otras  Cleavage de origen
Centro dominante vs. periferia
Revolución Industrial Terratenientes rurales vs. industriales urbanos
Burguesía vs. trabajadores Cleavage de clase

Estas dos (o tres) revoluciones dejaron su impronta en las sociedades y en los sistemas de partidos de los diferentes países en que tuvieron lugar.

Cleavage religioso

El enfrentamiento entre el estado nación y las pretensiones corporativas de los estamentos eclesiásticos fue especialmente encarnizado, ya que se trataba del control de las normas de la comunidad a través, principalmente, de los procesos educativos y de socialización de los ciudadanos.

Así, surgen partidos de defensa de la religión que tendieron a aislar a sus seguidores de la influencia exterior a través de la creación de una amplia variedad de organizaciones y organismos paralelos.

Cleavage de clase

Los conflictos en el mercado del trabajo tras la Revolución Industrial iniciada en Inglaterra en el siglo XVII propiciaron el surgimiento y el antagonismo entre los partidos de los trabajadores y los de los burgueses propietarios.

Para Lipset y Rokkan la formación de una enorme masa de asalariados descontentos con sus condiciones laborales e inseguridad contractual, propició la creación de una gran variedad de sindicatos y partidos socialistas y comunistas.

El éxito en la formación e la implantación de estos partidos de trabajadores dependió de la permeabilidad de la sociedad para absorber nuevas demandas.

En aquellas sociedades donde se ampliaron antes los derechos de voto y reunión, el movimiento obrero encontró canales de expresión más institucionalizados que en aquellos otros países en los que el movimiento topó con la represión sistemática del recién creado estado burgués.

Así, se entiende que Gran Bretaña, EE.UU. o los países nórdicos son hoy los países con los mayores partidos obreros y más “domesticados” de Europa.

Cleavage de origen

El último de los cleavages que trataremos (quedan fuera del análisis el cleavage campo-ciudad y centro-periferia) es el que se construyó en torno a la identificación étnico-cultural.

Este cleavage enfrenta a los portadores de la cultura nacional establecida contra unas nuevas elites antisistema que son partidarios de otra idea de nación distinta.

Referencias

Lipset, S. M. y Rokkan, S. (2001): “Estructuras de división, sistemas de partidos y alineamientos electorales” en Batlle, A. (ed): Diez textos básicos de ciencia política. Barcelona. Ariel.

Artículos relacionados

La “ley de hierro” de los partidos (Robert Michels)

Partidos electorales y partidos de origen exterior (Maurice Duverger)

Dilemas organizativos de los partidos políticos (Angelo Panebianco)

La teoría del cleavage y el origen de los partidos (Seymour Lipset y Stein Rokkan)

Sistema electoral y partidos políticos (Dieter Nohlen)

Ambición política y buen gobierno (John Aldrich)

Partidos de cuadros, de masas y catch all

El partido cartel de Peter Mair y Richard S. Katz

 

<<< Volver a la Unidad Docente