La gestión de las opiniones en Lasswell

lasswell
Mi copia de Propaganda Techniquede Lasswell. Imagen bajo licencia Creative Commons

Por Antón R. CastromilContacto

<<< Volver a la Unidad Docente

¡Ojo! El siguiente texto puede contener extractos literales de la obra de Harold Laswell que se cita al final del artículo. En esta web estamos en contra de la piratería y de la citación anónima.

Harold Lasswell probablemente sea uno de los primeros autores en abordar de forma sistemática el tema de la gestión gubernamental de las opiniones de los ciudadanos en los regímenes democráticos.

Lasswell es considerado uno de los principales representantes de la primera aproximación al estudio de los efectos de los medios en lo que se ha convenido en denominar teorías de los efectos directos, de la “bala mágica” o la “aguja hipodérmica”.

Bajo el paraguas de la Mass Communication Research Lasswell sostiene que los gobiernos democráticos, deben tener muy presente que la propaganda constituye una poderosa e irrenunciable herramienta que tienen a su disposición para ganarse el favor del público y moldear sus preferencias.

La Primera Guerra Mundial y la propaganda

Esto es cierto en tiempos de paz, pero en tiempos de guerra la movilización de la población es insuficiente, es preciso movilizar también la opinión. Lasswell en su Propaganda Technique in World War I analiza las necesidades de gestión de las opiniones en un contexto de guerra.

Una propaganda exitosa depende, a su juicio, el correcto uso de los instrumentos de persuasión bajo un contexto favorable para ello.

El propagandista puede modificar a su antojo las actividades de los miembros de la sociedad en la que opera pero debe ajustar su acción a la cultura política (normas, valores compartidos, apriorismos, mitos) de la sociedad.

En el contexto de guerra que Lasswell analiza se sostiene que es posible actuar sobre instintos primitivos de la población dirigiéndolos hacia el enemigo. Tal posibilidad es mayor en las sociedades industrializadas, mucho más proclives a la movilización colectiva que aquellas otras de corte agrario.

Instumentalización de prejuicios

Por ello, el éxito de la propaganda dependerá de la instrumentalización de los prejuicios presentes y del incremento del malestar de la población canalizada hacia un enemigo común. Es decir, el propagandista debe utilizar las fuerzas sociales preexistentes para conseguir sus objetivos.

En tiempo de guerra resulta imprescindible que los gobiernos movilicen las mentes de los ciudadanos. Debe seleccionar el tipo de sugestión más indicada en cada momento para conseguir sus objetivos y provocar una reacción calculada de las masas.

En tiempo de guerra el objetivo será la movilización del odio hacia el enemigo, el mantenimiento de la amistad de los aliados, la movilización de los neutrales hacia la causa y la desmoralización del enemigo.

La movilización del odio hacia el enemigo se consigue, según Lasswell, mediante la construcción de una imagen de la nación enemiga como un ente agresor sin escrúpulos, como un obstáculo para la realización de los ideales del país, para la realización de la nación como un todo.

Es preciso asociar al enemigo como una nación satánica que viola los estándares morales del grupo.

En el campo de la desmoralización del enemigo, Lasswell concibe los bombardeos de las grandes ciudades mucho más como un instrumento de propaganda que por motivos estrictamente militares.

El objetivo será la quiebra de la moral de la población civil mediante la creación de un estado de ánimo de constante amenaza y miedo. Se pretende crear un ambiente de desesperanza y derrotismo.

Imagen libre de derechos

Propaganda exitosa con efectos directos

Para Lasswell el exitoso empleo de la propaganda tiene que ver con la dosificación y el control del énfasis. Y ello está conectado de manera muy directa con la acción de los medios de comunicación.

El propagandista deberá conseguir que la información desfavorable a su causa sea relegada a un lugar secundario en la cobertura de los medios de comunicación y, por el contrario, las ideas favorables deben ocupar los titulares y lugares más destacados en el periódico del día.

Subyace aquí la consideración de los medios de comunicación como un extensión de la política de los estados por su íntima conexión con la creación de opinión favorable/desfavorable al gobierno.

También referido a los medios de comunicación, en tiempos de guerra, Lasswell cree que la mejor herramienta de contrainformación, de contrarrestar la propaganda del enemigo, es la instrumentalización de los medios de comunicación del interior del país enemigo.

Mientras, la contrainformación en el propio país (información negativa sobre la guerra en el interior de nuestro país) debe contrarrestarse, según Lasswell, mediante su anulación y la desviación de la atención del público hacia otras cuestiones diferentes.

Junto a ello, es preciso que la propaganda interior evite la contradicción y fluya siempre como una reafirmación de los valores grupales compartidos. Para ello Lasswell propone como estrategias:

1) La sugestión debe contener la promesa de la defensa de los intereses de los principales grupos presentes en la sociedad. No sólo debe manejar valores compartidos sino también contener la promesa de su defensa.

2) La sugestión puesta en marcha por los propagandistas debe anular las ideas más inconvenientes a sus propósitos que pudieran circular en la sociedad.

3) Se debe evitar a toda costa la contradicción.

Para Lasswell, si estas cuestiones se consiguen, la influencia de la propaganda es casi infalible.

En este contexto de importancia ampliada de la propaganda como elemento clave en la gestión gubernamental, se entiende que los medios de comunicación ocupan un lugar muy destacado para cumplir con sus objetivos.

Referencias

– Lasswell, H. (1971. V. O. 1927): Propaganda Technique in World War I. Cambridge. MIT Press.


Este artículo se relaciona con:

El sujeto de la comunicación de masas según Gustave Le Bon

La “bala mágica” y la “aguja hipodérmica”: resumen de postulados

Otros recursos en la web sobre Lasswell

El hecho de haber sido Lasswell uno de los primeros grandes teóricos del estudio de los efectos de los medios hace que el estudio de su pensamiento haya sido extensivo. Esta circunstancia se puede comprobar facilmente en Internet. Buscando en Google o en Youtube se pueden encontrar muchas referencias sobre el autor y sobre la teoría de los efectos directos de los medios o de la aguja hipodérmica.

Os pongo aquí los vídeos que me parecieron más interesantes.

– Vídeo del canal de Youtube Dirección de Educación en Línea:

– Video que relaciona a Lasswell con la teoría de la aguja hipodérmica:

 

<<< Volver a la Unidad Docente