Gobiernos de coalición

En España no existe tradición de gobiernos de coalición. En este tipo de ejecutivos el poder se distribuye entre dos o más partidos y, en muchas ocasiones, el gabinete está formado por personas que pertenecen a distintas formaciones. ¿Tendremos en España en los próximos días un gobierno de este tipo?

Desde las elecciones generales celebradas el pasado mes de abril, se ha debatido mucho la posible puesta en marcha de un gobierno de coalición. Sobre todo, por parte de Podemos. Aunque la posibilidad de poner en marcha gobiernos compartidos se extiende también a las arenas locales autonómicas, esta vez de la mano de los partidos de derecha.

La posibilidad de gobiernos de coalición, en fin, está más de actualidad que nunca. Y el punto de actualidad que contiene no deja de resultar muy interesante: Hasta ahora -cuando no se contaba con mayoría absoluta en el Parlamento- hemos asistido a pactos de investidura, apoyos puntuales para aprobar leyes clave, apoyos “desde fuera” del gobierno…

Pero, al menos en la política nacional, jamás habíamos contamplado la posibilidad de un gobierno de coalición.

Estratégicamente, no parece viable

Hagamos algo de memoria. En las pasadas elecciones generales, Podemos -el partido que más está insistiendo en formar un gobierno de coalición- obtuvo unos resultados bastante malos. Parece que su líder, Pablo Iglesias, se juega su recuperación (y la del partido) a una participación en un gobierno con los socialistas de Pedro Sánchez.

>>> Nuestro análisis de las elecciones generales de 2019: Movilización y polarización y ¡Todo el pescado vendido!

Desde luego, formar parte del ejecutivo te otorga una visibilidad muy importante, mayor que siendo sólo un partido venido a menos. Pero, la sobre exposición y la novedad que este tipo de ejecutivo conllevaría no deja de presentar contraindicaciones.

Imagen de The Digital Artist libre de derechos

La posible inclusión de ministros con carné de Podemos en un ejecutivo del PSOE provoca mucho rechazo en amplios sectores sociales. Desde luego, dentro del votante socialista, pero, también, podría implicar una reactivación de la oposición.

No sólo de Vox, que se movería en un escenario ideal, con las izquierdas juntas gobernando, sino también del PP y, en menor medida, Ciudadanos.

Dicho de modo directo: Un gobierno así construido, podría dar oxígeno a la derecha.

Supondría, en fin, una victoria de esa política “de bloques” que parece haberse instalado en la política española tras la ruptura del sistema de partidos en las elecciones de 2015 y su repetición en 2016. Un nuevo tipo de confrontación no ya de partidos individuales, sino, más bien, de bloques ideológicos.

La izquierda del PSOE y Podemos en pugna con la derecha de Ciudadanos, Partido Popular y Vox.

En resumen, parece que un gobierno de coalición PSOE-Podemos beneficia a todos menos a los socialistas. De ahí las reticencias de Pedro Sánchez.

Ventajas e inconvenientes de los gobiernos de coalición

Pero, además de estas cuestiones estratégicas, los gobiernos de más de un partido presentan, como todo en la vida, ventajas e inconvenientes.

Dentro de las ventajas podemos hablar de una mayor representatividad. Al fin y al cabo, las labores de gobierno van a ser desempeñadas por dos (o más) formaciones con programas políticos diferentes. Programas que, no lo olvidemos, han sido votados por ciudadanos con ideas también diferentes.

Desde este punto de vista, la política de coaliciones podría entenderse como un ensanche de la democracia.

Pero, por otra parte, no es todo oro lo que reluce. Los gobiernos de coalición también presentan problemas. Suele señalarse como uno de los más importantes el espinoso asunto de la atribución de las responsabilidades.

Ante un ejecutivo multicolor, ¿quién es el responsable de una mala gestión a la que los ciudadanos puedan señalar claramente y llevar a cabo un voto de castigo? ¿El partido del presidente? ¿El del ministro de economía?

En los gobiernos monocolor esto no sucede: la gente, si decide castigar, sabe hacia quién dirigir sus iras.

>>> ¿Os interesen estas cuestiones? Si es así, os recomiendo este libro

Pero… ¿tendremos gobierno de coalición?

Como politólogo y curioso de la política me resultaría muy interesante. Como analista diría que no va a ponerse en práctica. Al menos un gobierno de coalición al uso, con Pablo Iglesias de vice presidente y algunos de sus compañeros de partido en ministerios clave.

Se está hablando en los últimos días de una fórmula intermedia, un gobierno del PSOE con la presencia de algunos “independientes”. Es decir, de personas con una responsabilidad importante en el gobierno ajenas al Partido Socialista. En teoría, estos ministros o altos cargos, deberían encuadrarse en la órbita de Podemos aunque no pertenezcan formalmente a este partido.

Veremos lo que sucede. La gran baza de los socialistas es la repetición de elecciones, algo que casi todos los partidos pretenden evitar a toda costa.

¡Salud y ciencia!


– Más artículos interesantes en nuestro blog y, sobre todo, en las Unidades Docentes de Comunicación y Ciencia Política:

– Unidad docente de Comunicación: https://goo.gl/ZjN8Gw 

– Unidad docente de Ciencia Política: https://goo.gl/ksCqqp 

-Imagen de portada de rawpixel libre de derechos

Deja un comentario