Ideología, voto y libertad

Los ciudadanos suelen utilizar pautas de voto muy diferentes, aunque no excluyentes, para votar en unas elecciones. Desde la evaluación de las políticas puestas en marcha hasta la pertenencia a grupos de sentido, pasando por el elemento que hoy vamos a analizar aquí: la identificación ideológica. ¿Los componentes identitarios del voto restan capacidad crítica al elector? ¿O lo insertan dentro de una línea de actuación coherente con su cosmovisión del mundo?

En una conferencia reciente traté el tema de las distintas formas de las que disponen los ciudadanos a la hora de votar. También en el blog abordamos la cuestión, que desarrollamos de forma más amplia en nuestra asignatura de Sociología Política en la Complutense (Tema 6).

Lo que vamos a discutir hoy aquí es una de estas pautas de voto, perteneciente a la escuela de la identificación del votante: el voto ideológico.

>>> Sobre la cuestión, resulta interesante el siguiente manual

>>> Una crítica a la ideología aquí

>>> Sobre populismo y emociones aquí

Aquellos votantes que apoyan a un partido o candidato por su componente ideológico están desarrollando una pauta de voto de corte emotiva, irracional, si se prefiere. Aunque esta cuestión, por supuesto, está sujeta a debate.

Desde luego, parece un comportamiento ciertamente “lógico” que un elector identificado con la derecha o con la izquierda vote a un partido de derecha o de izquierda porque, al fin y al cabo, qué mejor que esa formación para desarrollar un programa político en línea de sus preferencias políticas y sociales.

En este sentido, se trata de una elección más racional. Sin embargo, desde otras perspectivas de estudio del voto, la identificación tiene mucho más que ver con un acto expresivo que instrumental.

Con la ideología (pero también con la identificación partidista o hacia un líder concreto) el votante expresa aquello que lleva dentro, con relativa independencia de la gestión concreta que ese partido haya llevado cabo. No importa tanto lo realizado, el resultado percibido de la acción de gobierno, como la ideología de la que ese gobierno se hace portador.

Pero también podemos pensar que, como crítica a las posturas de evaluación racional, la buena o mala gestión percibida estará determinada, al menos en parte, por la mayor o menor cercanía de ese elector a la ideología del incumbent o gobierno.

Es decir, resulta bastante lógico pensar que los electores de derecha, por ejemplo, tenderán a valorar más positivamente la gestión de un gobierno de derecha que a otro de izquierda. Y viceversa. La evaluación racional pura, así, se hace difícil y podría estar “intoxicada” por los valores políticos que los electores llevan dentro. Y la ideología es, desde luego, uno de ellos.

Ejercicio:

>>> Examina la gestión de un gobierno determinado y piensa si tú mismo o la gente de tu entorno lo valoran bien/mal y si lo hacen de manera “desconectada” o no de sus preferencias ideológicas

El siguiente vídeo analiza los pros y los contras de la identificación ideológica, pero, sobre todo, trata la ideología como una pauta heurística, es decir, como una forma que ahorro de esfuerzos cognitivos que muchos electores utilizan a la hora de “entender” el mundo político que les rodea. ¡Dentro vídeo!

>> Visita nuestro Canal de Youtube para ver más vídeos

¿Qué os ha parecido? ¿Qué opináis sobre el debate de la ideología en materia electoral? ¿Hace más sólidas y duraderas las pautas de voto y, en general, las predisposiciones de los ciudadanos? ¿O, más bien, se encarga de fabricar fanáticos que apoyan siempre y en todo lugar a ciertos partidos y candidatos hagan lo que hagan? ¿Algún aristotélico punto medio?

¡Salud y ciencia!


– Más artículos interesantes de nuestro blog, ¡¡¡suscríbete!!! Arriba a la derecha tienes un botón para hacerlo. Nos ayuda mucho para seguir en la brecha que te unas a la comunidad.

– Si te interesan estos temas quizá quieras suscribirte a nuestro canal de Youtube o seguirnos en Twitter.

–  Contenidos relacionados con éste, en la Unidad Docente de comunicación y de ciencia política.

– Imagen de portada de aitoff libre de derechos.

Deja un comentario