Ten proyectos personales

Además de hablar idiomas y estudiar, sea una carrera universitaria o cualquier otro tipo de formación reglada, me parece imprescindible hacer algo más. El mercado laboral es despiadado y hay que estar preparado para todo. Nunca se sabe dónde va a acabar uno…

La enseñanza reglada es importante, pero no lo es todo. En los tiempos que corren tener un título de Grado o similar, cuando no un Máster, se ha vuelto condición necesaria, pero no suficiente. Disponer de un título oficial que certifique lo que sabemos supone sólo la mitad del recorrido.

Quedan áreas de nuestra propia formación sobre las que debemos actuar nosotros mismos. Ninguna universidad, escuela o profesor van a hacer el trabajo por nosotros.

Principalmente estoy pensando en dos cuestioens: idiomas y especialización. En este post trataremos la segunda de estas cuestiones. A la primera ya se sabe el remedio: viajar mucho, vivir fuera de tu país si es posible y estudiar por nuestra cuenta o en una academia.

>>> Visita nuestro Canal de Youtube para ver más vídeos

En la sociedad en la que vivimos o, al menos en los sectores que mejor conozco (periodismo y enseñanza superior), domina la expectativa vital del trabajo por cuenta ajena.Está bien, ¡ojo!. Pero también puede suponer que entremos en una dinámica de conformismo.

La mayor parte de la gente que me rodea jamás se ha planteado poner en marcha proyectos propios conectados con su actividad profesional principal. Y siempre es posible hacerlo.

Yo diría que se ha convertido ya en una necesidad imperiosa.

Internet es nuestro aliado

Las tecnologías de la información e Internet te lo ponen fácil. Sólo hay que echarle un poco de imaginación y ya está. ¿Qué impide a un médico fundar, por ejemplo, un blog en el que se dedique de forma divulgativa a hablar de las enfermedades que mejor conoce? ¿O a ofrecer pautas al lector para alargar su calidad de vida?

¿Qué impide a un registrador de la propiedad abrir un canal de Youtube ofreciendo pautas sobre cómo solventar de manera eficiente los cientos de trámites que, en muchas ocasiones, hay que afrontar? ¿Y a hacerlo con talento y empatía?

Tenemos ante nosotros la posibilidad de ofrecer a la sociedad nuestro talento y conocimientos. Y ello obra también a favor de nosotros mismos.

Dándonos a la sociedad mejoramos nosotros mismos

Ofreciendo artículos y vídeos sobre teoría de la comunicación o teoría de la democracia creo que mejoro como profesor de opinión pública. Se me ocurren un montón de modificaciones en el programa de la asignatura, debates para plantear en clase y estimular la participación de los alumnos, ejemplos para ilustrar las sesiones y un largo etcétera: tutoríales, cursos, materiales didácticos. Cada vez más mi mente es un hervidero.

Es decir, crear un medio de comunicación sobre lo que uno sabe hacer puede conducirnos a hacerlo mejor, a la mejora constante, a la tan mencionada excelencia.

Además, la retroalimentación con los lectores, con tu público, ayuda mucho. Dejemos que aquellos que visitan nuestro blog o canal de Youtube nos indiquen cuáles son las áreas de mejora.

Creando nuestra marca personal

Pero los beneficios no terminan ahí. Un blog o un canal en alguna plataforma de streaming nos pone en el mercado, empieza a hacer que nuestro nombre suene. Y que lo haga asociado a nuestro campo de especialización.

De este modo, nos mostramos ante la sociedad como profesionales del ramo, ofreciendo nuestros conocimientos y presentándonos como expertos en ello. Con humildad y trabajo podemos ir creando nuestra propia imagen.

Los hobbies también cuentan

Otra posibilidad de presencia en redes sociales e internet tiene que ver con nuestras principales aficiones. Si no queremos hablar de nuestro trabajo, porque nos aburre o porque queremos desconectar, siempre podemos hacerlo de aquello que nos apasiona.

Hasta tal punto este tipo de contenidos “de aficionado” funcionan que algunos blogueros o youtubers han terminado viviendo de aquello que más les gusta. Los videojuegos, los drones, la economía, el ajedrez…

Puede ser una fuente de satisfacción tremenda. Aunque requiere esfuerzo y dedicación. En realidad, esto se aplica también a la difusión de contenidos profesionales.

Crear un contenido sostenido en el tiempo, una imagen de marca o un prestigio en Internet lleva tiempo. Muchas horas. La clave es que nos guste lo que hacemos y que sintamos que lo que hacemos sirve para algo.

Pero es un hecho. ¿Cuántos blogs han quedado abandonados a su suerte al poco de abrir sus puertas? Es necesario un compromiso. Por ejemplo, en el caso de publicaciones periódicas se vuelve imprescindible la regularidad en la creación de nuevo material. Hacer una planificación semanal o quincenal y cumplir con lo que se propone.

No hay nada más frustrante para un incipiente público que la irregularidad en la generación de contenido. Debemos encontrar un punto medio entre el disfrute en la creación de ese contenido y el compromiso ante nuestro público para seguir creándolo.

Salvando estas dificultades estoy seguro de que lo conseguirás, que a través de tus proyectos personales reforzarás tu currículum y serás mejor profesional o persona.

¡Salud y ciencia!


– Más artículos interesantes en nuestro blog, ¡¡¡suscríbete!!!

– Si te interesan estos temas quizá quieras suscribirte a nuestro canal de Youtube o seguirnos en Twitter.

–  Contenidos relacionados con éste, en la Unidad Docente de comunicación y de ciencia política.

– Imagen de portada libre de derechos obtenida de Pixabay.

 

Deja un comentario