Vox, España, Europa y el mundo

La emergencia de Vox tras las elecciones andaluzas del 2 de diciembre inserta a España dentro de una dinámica mundial preocupante. Donald Trump en Estados Unidos, Jair Bolsonaro en Brasil o los casos más cercanos de Italia y Francia no hacen más que confirmar el malestar de muchos ciudadanos con la situación política post crisis. Exploramos los motivos, ¿te quedas…?

Parte del análisis político español sacaba pecho de la situación política patria: A pesar de encontrarnos rodeados de sistemas políticos con partidos ultra (como Francia, Reino Unido, Italia, Austria, Holanda, Hungría, Dinamarca y ahora Alemania, aunque la lista continúa…) aquí, en España, no había calado el populismo extremo de derecha.

Se solía acudir a las más variopintas explicaciones:

  • Que si el espacio ideológico de la derecha estaba ya ocupado por el Partido Popular, desde las posiciones más extremas hasta el centro, y allí ya no cabía nadie más. Pues, ¡toma castaña! No sólo Ciudadanos, ahora llega también Vox…
  • Que si la experiencia de la dictadura franquista dejaba poco margen a un partido ultra.
  • Que si España es un país con una presión migratoria no lo suficientemente elevada como para generar descontento.
  • Que si la “nueva política” estaba ya ocupada por Podemos, en la izquierda, y Ciudadanos, en la derecha, y el realineamiento del sistema de partidos estaba ya completo…

Sin embargo, “ya están aquí…” como melodiosamente suele canturrear Guillermo Jiménez, comentarista de la NBA, cuando un equipo que iba perdiendo por amplio margen, de repente, consigue igualar el partido asegurando al espectador el disfrute de un final apretado.

Justamente esto mismo es lo que está pasando en la política española. Los rezagados, los inexistentes, los que no contaban, de repente, descubrimos, que “ya están aquí…” Condicionando la política nacional. El ejemplo más claro, el impacto que Vox está teniendo en el futuro nuevo gobierno andaluz.

Vamos a analizar un par de elementos que han hecho que nos equivocásemos. Que pueden explicar la emergencia de este desagradable actor político, con el que debemos convivir no sé si mucho tiempo o no.

La cuestión catalana

Imagen de DasWortgewand libre de derechos

La declaración unilateral de independencia de Catalunya de octubre de 2017 enrareció el clima político español. Los independentistas catalanas abocaron la situación a un choque de trenes con Madrid. Todavía hoy sufrimos las consecuencias con un buen de políticos catalanes en prisión y la resaca de la intervención del Estado de la Autonomía catalana.

El hecho provocó mucho descontento en España y la sensación, en extensos sectores sociales, que, primero, el gobierno de Mariano Rajoy (PP) y, después, el de Pedro Sánchez (PSOE) habían sido demasiado blandos con el desafío separatista.

La “ventana” de oportunidad para un partido de ultra derecha parece evidente. Con un discurso firme, agresivo y abiertamente nacionalista, Vox ha sabido ganar votos a partir del “problema catalán”.

La vía unilateral del independentismo catalán no sólo ha fragmentado a la propia sociedad catalana, sino que, ahora también, a la española. Todo parecen desventajas cuando se juega a un programa de máximos transformando al adversario en enemigo político. Una pena. Vox es heredero y principal beneficiario de esta nueva política de enemigos.

Recientemente he escrito un par de artículos sobre Vox:

La hora de los valientes – eldiario.es 06/12/2018

La removilización de la izquierda – infoLibre 07/01/2019

La inmigración

Los flujos migratorios enlazan con el problema mayor de la desigualdad norte-sur. La pobreza de los países del sur empuja a buena parte de sus poblaciones a emigrar al norte, en búsqueda de unas oportunidades de las que allí carecen.

Y España, junto a otros lugares del sur de Europa, es la puerta de entrada de esta emigración magrebí y del África subsahariana. Los sucesos del Aquarius supusieron la emergencia del tema de debate a un destacado lugar.

El nuevo gobierno del socialista Pedro Sánchez, seguramente en un intento de marcar diferencias con la administración italiana del ultra Matteo Salvini, jugó a poner en marcha otro tipo de política migratoria y de rescate de inmigrantes en aguas del Mediterráneo.

Igual que sucedía con el tema catalán, la nueva política migratoria del gobierno español puso en jaque a extensos sectores de la sociedad española, recelosos de una política migratoria que pusiese en riesgo sus puestos de trabajo e identidad.

Nuevamente Vox lo tiene, aquí, todo meridianamente claro. Frente a la política de la compresión y del drama humano, la ultra derecha aboga por muros, alambradas y deportaciones masivas. España para los españoles.

Vox, ¿ha llegado para quedarse?

Catalunya e inmigración podrían ser sólo dos elementos de un rompecabezas mayor. También hay que tener en cuenta, a la hora de explicar Vox, las denominadas “políticas modernas” como son las reformas legales para perseguir la violencia de género y luchar contra la discriminación de la mujer, las leyes de equiparamiento de derechos de los homosexuales, las políticas medioambientales y anti contaminación

Imagen de barakbro libre de derechos

Y, sobre todo, el hecho de que el “fenómeno Vox” es algo común en el entorno europeo y mundial. No constituye una excepción española, sino, más bien, la norma. En casi todos los países existe un partido tipo Vox. Por lo que la propia existencia de Vox se ve, una vez más, reforzada; esta vez, por el contexto internacional.

¿Hasta cuándo tendremos a Vox entre nosotros? Pues es difícil saberlo. Es un fenómeno complejo y, más o menos, inexplorado: la fragmentación en la derecha. ¿De verdad existe espacio para tres formaciones en este espectro ideológico? ¿O las fuerzas políticas irán ajustándose poco a poco a la nueva situación?

Es probable que la política actual está volviéndose mucho más reactiva. Es decir, que eclosionar sea mucho más fácil que mantenerse. Veremos si es así. Vox es una excelente oportunidad para comprobarlo. ¡Elecciones en mayo a la vista!

¡Salud y ciencia!


– Más artículos interesantes de nuestro blog, ¡¡¡suscríbete!!! Arriba a la derecha tienes un botón para hacerlo. Nos ayuda mucho para seguir en la brecha que te unas a la comunidad.

– Si te interesan estos temas quizá quieras suscribirte a nuestro canal de Youtube o seguirnos en Twitter.

–  Contenidos relacionados con éste, en la Unidad Docente de comunicación y de ciencia política.

– Imagen de portada de stokpic libre de derechos.

Deja un comentario